lunes, 15 de abril de 2013

Tenerife, tierra de dragos.














Escapando de este duro invierno navarro, que ni siquiera con la llegada de la primavera nos ha dejado del todo (bueno ahora parece que si), nos fuimos a la isla de Tenerife.

 Disfrutamos de sus famosos carnavales, sus desfiles y espectáculos.

Conocimos nuevos lugares como Punta de Teno, en el extremo oeste de la isla, la península de Anaga en el extremo opuesto y playas como la de las Teresitas de arena artificial y la playa de la Tejita a los pies de la montaña roja y de arena natural.

 Tenerife como cualquiera de las islas Canarias sorprende por sus paisajes y endemismos.

Pero si algo me ha llamado la atención ha sido el Drago, por la  singular formación de su copa, por su majestuosidad en la madurez, ....  y lo que más me ha sorprendido ha sido la extraña similitud de este con otro rey de la longevidad, que es el Tejo. Ambos utilizan la formación de raíces desde sus ramas para la autoregeneración.

 El Tejo (Taxus baccata) una vez ha alcanzado una edad elevada, al igual que la mayoría de árboles, el centro de su tronco empieza a pudrirse. Este hecho para la mayor parte de los árboles es el comienzo de su decaimiento, produciéndose el tronchado de su tronco por diversas causas o su muerte con el tiempo. Pues bien, el Tejo tiene una estrategia, aprovechando ese hueco en el tronco invita a sus ramas a la creación de raíces hacia el interior, renovando su complejo radicular y alargar su vida considerablemente.

 El Drago (Dracaena draco) por su parte, una vez va avanzando en su vida, desde la base de sus ramas proyecta "raíces" hacia el suelo forrando literalmente el tronco. Este tronco con el paso del tiempo también se pudre y desaparece pero ese "forro de raíces" que engrosa lenta pero continuamente sustituye la función de sostén del tronco. Aparte las ramas en sus uniones lanzan raíces aéreas hacia el suelo, si bien en su mayoría acaban secándose.   

Actualmente el Cardón (Euphorbia canariensis), la Gran palmera canaria (Phoenix canariensis), el Lagarto gigante de Teno (Gallotia intermedia) y otros endemismos canarios están siendo gravemente afectados por diversas causas como la presión humana, las especies invasoras y la poca conciencia en general. No hace falta mirar a invasores asiáticos, que los hay, las ratas y los gatos asilvestrados están afectando negativamente a las poblaciones de lagartos.













 Mi mujer y mis hijos ..... o no?






 Espectáculo en El Puerto de la Cruz.






Aupa ahí!!.






 Desfile de comparsas en El Puerto de la Cruz.






 Drago en Icod de los Vinos, su interior está completamente hueco. Se puede observar como las raíces intentan alcanzar el suelo y lo que podría identificarse como tronco, está formado por las raíces que descendieron de la copa.






 Una flor.






La huella humana.






 Dos jóvenes Dragos.






La Gran palmera canaria (Phoenix canariensis) está siendo afectada por un insecto invasor procedente de Polinesia y sudeste Asiático (Rhynchophorus ferrugineus) que acaba secando y matando a la palmera.






El Cardón (Euphorbia canariensis) fue muy común en el pasado, actualmente por la presión humana se conserva en las zonas más agrestes de la isla.








 El conocimiento, la sensibilidad, el respeto, el amor ... bonitas palabras,
que no se queden en eso.

















6 comentarios:

  1. Me han gustado mucho todas las fotos, la verdad es que cada una tine su propio detalle, muy buen trabajo, en hora buena mi hermanito, Un abrazo y nos vemos.

    ResponderEliminar
  2. Ese guajiro, eskerrik asko. Un saludo, agur.

    ResponderEliminar