domingo, 31 de enero de 2016

Vuelta al macizo de Vignemale o Comoachibosa










El pasado octubre aprovechando las luces y colores de otoño decidí dar la vuelta a Vignemale.
Equipado con la cámara y el trípode, un libro y la mochila con el saco y la comida, comencé desde Bujaruelo a subir por el puerto de Bernatuara, para hacer noche en la cabaña de Lourdes.
De aquí por la Hourquette d´Ossoue a las Oulettes de Gaube. El refugio abierto y libre ... y yo con la tienda acuestas. 
Al día siguiente a través del Puerto de los Mulos accedí al Valle del río Ara y siguiendo su curso a Bujaruelo.

















 Punta de la Escuzana al atardecer desde Bujaruelo















 Peña de Otal y Tendeñera ... Paisajes rotos















 Picos de Gabieto y El Taillón entre las nubes















 Pico de la Crapera desde la Pla de la Coume















 Laborioso trabajo el de cazador de nubes















 Vallée d´Ossoue al amanecer con el Soum Blanc de Secugnat a la izquierda
















 La cara este del macizo de Vignemale con el único rayo del sol que vi durante el día















 Apenas un instante ... luego desaparece















El viento, dueño de las nubes y del reflejo 















 Oulettes de Gaube y cara norte del Vignemale, media hora antes de amanecer















 Cara norte del Vignemale antes de amanecer con una tímida nevada 















 Amanece















 Vivacs















 Parte de la bajada del día anterior 















 Arce real (Acer platanoides) en el Valle de Ara















 Barranco de Gabieto















 Peñas de Ciancias en el Valle de Bujaruelo















 Abedules, hayas, pinos, acebos, sauces ... aquí no falta nadie















Imponentes torres eléctricas domestican el paisaje














jueves, 3 de diciembre de 2015

Diente de los Batanes











En la orilla izquierda del valle de Panticosa ( Valle de Tena en Huesca) se eleva un macizo granítico cuyas cumbres no alcanzan los 3000 metros, por ello es menos frecuentado. 

Son abundantes los lagos y las pedreras. 

Los cimas son escarpadas y los accesos carecen de senderos. 

El menor de los Dientes de los Batanes es el más asequible, pero nada cómodo. 

Una vez dejado atrás el ibón de Bramatuero Alto, hay que atravesar una zona rocosa para llegar a una pesada pedrera, que hemos de cruzar, para remontar la loma que nos conducirá a la cima. 




Esta excursión se puede realizar perfectamente en un día pero ...
 nos gusta dormir en la montaña.






















 Segunda paradica en el embalse de Bachimaña































































La expedición















 Campamento en el ibón de Bramatuero Bajo































 Veratrum album















































































 Izai y yo en la cima del Diente de los Batanes















 El descenso es largo















 No podíamos haber elegido un emplazamiento mejor















Las nubes empezaron a coger forma para de desencadenar luego una magnífica tormenta