lunes, 20 de enero de 2014

Playa de las catedrales.









Decidimos pasar el solsticio de invierno en Galicia aprovechando las vacaciones de los chavales. En Rinlo, pequeño pueblo perteneciente al municipio de Ribadeo alquilamos un apartamento llamado "as cetareas" en el que nos encontramos como en casa.

 En el pueblo viven 150 personas.

 Rinlo fué pueblo ballenero.

 Cuenta con viveros naturales de marisco llamados "cetareas", que son entradas del mar en los cortados que han protegido con muros para que el agua al entrar con la marea alta no pueda salir, y de esa manera mantener el marisco vivo, pescado previamente, en condiciones seminaturales para su posterior consumo. Probamos el famoso arroz caldoso (arroz con marisco) que estaba excelente, pulpo, ribeiro, zamburiñas, gambas ... y aunque un poco caros, percebes.

 Nos sentimos muy bien acogidos.

 Aunque tengo que decir que hay un negocio que aquí no podría prosperar, las peluquerías.

 El mar empujado por el viento estaba espectacular.

 Y estas condiciones meteorológicas unido a la majestuosidad de la playa de las catedrales podía proporcionarme buenas tomas, solo debían acompañar las mareas.

 Demasiadas variables.

 Durante cuatro días estuve madrugando para pillar marea baja y el amanecer lo que pasaba era que también se apuntaba el viento. Consecuencia: todas las fotos movidas aun sujetando el trípode.

 Por fin el ultimo día se portó y aunque la marea baja no coincidió con el amanecer me di por satisfecho.  





















Rinlo al fondo y aunque no se ve, ese brazo de mar profundiza más en la roca en la que se instaló una cetarea en su tiempo.















Atardecer en la costa de Rinlo.














Faro de la isla Pancha cerca de Ribadeo.














Playa de las catedrales con marea baja.














Costa de las catedrales.














Mas allá de la playa de las catedrales.














Playa de las catedrales.














Playa cercana a las catedrales.














Playa de las catedrales con marea alta.














Puerto de Rinlo.













jueves, 19 de diciembre de 2013

A cielo abierto



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Pasarán los años y todo quedará en el olvido. La lluvia lavará la piedra pues sólo habrá quedado eso. Líquenes y musgos ocuparán el lugar dejado por sus hermanas mayores y la hierba irá colonizando sus fisuras. Así tratamos a la Tierra, total como no se queja ... será que no le importa.
 
Unos por dinero, otros por placer y otros porque se ha hecho toda la vida argumentos no faltan.
 
Habitualmente escucho escusas para justificar acciones, siempre con el mismo fin : hacer lo que me da la gana.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Otra nueva cicatriz en la Tierra esta vez en Zilbeti pero no será la ultima, los "buitres" planean sobre Mendiaundi en Aurizberri-Espinal.